Biografía de Alejandro Magno (Resumen)

Biografía de Alejandro Magno (Resumen)

Nacido en Pela o Pella (en griego: Πέλλα, Pélla), el 20 de julio de 356 a.C., Alejandro III de Macedonia, conocido como ‘el Grande’ o ‘Magno’, fue una de las personalidades más célebres de la historia. Era un príncipe y rey de Macedonia popular por ser un famoso conquistador del mundo antiguo. Siendo joven, era conocido por ser violento, pero también culto y sofisticado, después de todo estaba bajo la tutela de nada menos que el gran filósofo Aristóteles y ya demostraba aptitud para la guerra y la conquista.

Después del asesinato de su padre, que algunos le señalan como autor de tal atrocidad, Alejandro Magno ascendió al trono con sus 20 años y fue entonces cuando dio inicio a sus grandes hechos que vendrían a influir durante toda la Historia.

Conquistas de Alejandro Magno

Durante su reinado, Alejandro Magno hizo varios logros en tierras vecinas y se volvió muy importante para la Historia.

En el 334 a.C., Alejandro dirigió un ejército de macedonios y griegos que contenía miles de hombres y cruzó Asia Menor. El joven rey fue capaz de conquistar la costa de esta zona no sólo con su fuerza militar, sino también con la inteligencia, pues había llevado a sabios de la época para estudiar la fauna y flora local, cartografiando el terreno para crear estrategias de ataques.

Al salir del área conquistada de la Asia Menor, Alejandro marchó hacia Siria y derrotó al ejército persa en esta batalla.

La famosa ciudad portuaria de Tiro, conocida por ser invencible, perdió su título más aclamado por la fuerza de los ejércitos del rey de Macedonia. Manteniendo su estatus de bruto, Alejandro Magno castigó con la muerte o esclavitud a la población de las ciudades que se atrevían a resistir la invasión.

Después de eso, se dirigió a Egipto y no encontró ninguna resistencia pública porque para el pueblo egipcio fue considerado un liberador de la dominación persa. Los sacerdotes aprovecharon el evento para gratificar a Alejandro con el título de emperador de Egipto. Entonces, él fundó una nueva ciudad en la zona conocida como Alejandría.

Al salir del territorio egipcio, el nuevo emperador marchó con los soldados hacia la Mesopotamia para derrotar al ejército persa. Al llegar allí, los persas tenían más recursos tecnológicos en contra de la pequeña cantidad de hombres en el ejército de Alejandro, con caballería, elefantes y carros con ruedas de ejes con cuchillas afiladas. Sin embargo, incluso con toda la tecnología, los persas fueron derrotados al final por el poder del gran conquistador. Esto se explica por la falta de motivación de los guerreros que habían sido obligados por el rey Darío a alistarse.

Los territorios asiáticos que hoy corresponden a países como Pakistán y Uzbekistán también fueron conquistados hasta el año 326 antes de Cristo, ya dentro de las fronteras actuales de la India, los soldados se negaron a avanzar y Alejandro permitió el regreso de algunos de ellos a Persia.

La muerte del gran emperador y rey

Después de ganar varios territorios en sus mejores años, Alejandro Magno estaba en la cúspide de su poder. El imperio dirigido por sus fuerzas estaba en el pináculo y todo parecía ir bien. Por desgracia, en el año 323 a.C. el emperador muere en Susa como víctima de un grave problema intestinal. Parece irónico que un hombre con tanta fuerza y energía podría venir a pasar sus últimos días sucumbiendo a tal enfermedad.