Avisos google

Asma

AsmaEl asma es una enfermedad que afecta a una gran parte de la población, tanto a adultos como a niños. Desde la infancia los niños son más propicios para la aparición de los síntomas. Es conocida como enfermedad inflamatoria crómica, pues irrita o inflama las vías respiratorias causando tos, sibilancias u opresión en el pecho, por eso las personas con asma encuentran mucha dificultad para respirar en sus momentos de crisis.

Puede ser alérgica, causada por contacto con humos, productos químicos y cambios climáticos, más conocido como bronquitis alérgica o bronquitis asmática, mientras que en los casos más avanzados de estos el término correcto es asma.

Cuando es crónico no tiene cura, pero puede ser tratado y mantener un control de las crisis y los síntomas; cuando es inflamatorio su tratamiento es a base de anti-inflamatorios; cuando es bronquitis corresponde a inflamación de los bronquios; cuando es asma se refiere más propiamente a infección causada por virus y bacterias.

Así, no siempre una alergia es asma. Y sus síntomas pueden variar de persona a persona. Muchas personas, al practicar ejercicios físicos sienten cierto cansancio. Para detectar si los síntomas encajan con asma solamente podemos diagnosticarlo con la revisión de un médico especialista.
El asma tiene cuatro tipos característicos:
No constante: los síntomas aparecen a intervalos de corta duración.
Leve: siempre aparece en actividades diarias, interrumpiendo el sueño. Las crisis son poco frecuentes.
Moderado: sus síntomas son diarios y afectan al sueño y las actividades rutinarias.
Grave: es la característica más preocupante, con síntomas ininterrumpidos y mucha frecuencia. La persona es incapaz de realizar cualquier ejercicio físico.

La enfermedad provoca cambios posturales de los individuos, lo que afecta la columna y el tórax, perturbando el funcionamiento de los pulmones. Sin embargo, son muchos los factores que desencadenan las crisis como las alergias, el ejercicio físico, la alimentación, la medicación y hasta el espectro emocional.

Estudios actuales apuntan a un factor hereditario, pero todavía no hay resultados concluyentes.

La principal forma de prevenir la aparición de crisis es mantener la higiene del ambiente donde se vive y trabaja, conservando buena aireación y luminosidad del recinto, evitar la proliferación de hongos y bacterias que pueden provocar el proceso asmático.

Una persona con asma debe tener dos tipos de medicamentos: uno para el alivio de las crisis y, el otro, para el mantenimiento indicado por el médico. Los fármacos más frecuentes son los broncodilatadores. Todas las personas con asma deben tenerlo a su alcance.

El paciente en edad escolar deben someterse a exámenes médicos para verificar el estado de la enfermedad, para ver si puede hacer ejercicios físicos; incluso con orientación médica los ejercicios deben ser controlados para evitar crisis.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Recomendado