Escuelapedia.com Historia Ascensión del fascismo en Italia

Avisos google

Ascensión del fascismo en Italia

Ascensión del fascismo de Italia (850x613)

¿Cómo fue la ascensión del fascismo de Italia? Terminada la Primera Guerra Mundial, Italia estaba entre los vencedores. Pero el esfuerzo de guerra fue pesado para los italianos, cuya economía, ya frágil, antes del conflicto, sufrió pérdidas considerables durante su desarrollo: carreteras, ferroviarias, fábricas, campos y ciudades fueron destruidos. El capital y las materias primas eran escasos y faltaba mano de obra, pues casi 2 millones de italianos habían muerto o se encontraban en condiciones paupérrimas. La deuda pública era gigantesca, y la balanza comercial era deficitaria debido al crecimiento de las importaciones y a la evasión de capital del país durante el conflicto.

Para cubrir los déficits, el gobierno italiano aumentó los impuestos y emitió monedas, lo que depreció su valor, generando elevada inflación y aumento de los precios. Las industrias contaban con subsidios, financiaciones y protección del Estado para revertir la producción de guerra para una economía de paz. Pero el gobierno, víctima de los problemas financieros, dejó de amparar a las industrias, lo que provocó la quiebra de numerosos grandes grupos económicos e incrementó la situación de desempleo en el país.

En política exterior, la situación italiana tampoco era buena. Franceses e ingleses trataban a Italia como una potencia de segunda categoría, lo que ocasionó su salida de la Conferencia de Paz en 1919. Los italianos entendían que la victoria no les fue compensadora. Aunque su territorio hubiese aumentado, dañando a Austria, no habían recibido todas las regiones que pretendían o que les fue prometidas, desarrollando una cultura extremadamente nacionalista en la joven nación. Por otro lado, los ex-combatientes se consideraban en el deber de no permitir que la muerte de sus compañeros de trincheras hubiese sido en vano. Ansiaban ocupar las tierras que los vencedores negaban a Italia. Esos mismos ex-combatientes también estaban indignados con el gobierno, que nada hacía para reintegrarlos en la vida civil. Afectados por el desempleo, la inanición, la nostalgia del heroísmo de sus compañeros muertos, se aproximaron a los grupos nacionalistas, militaristas y fascistas que emergían.

Sin embargo, sería entre los trabajadores urbanos y rurales que las agitaciones inicialmente se desarrollaron. Con los salarios deteriorados, resultado del aumento del costo de vida y del desempleo, incentivados por los partidos socialistas y por el Partido Popular, organizado por la Iglesia, e influidos por la Revolución Rusa, desencadenaron numerosas protestas y ocupaciones de grandes latifundios. Los grandes propietarios rurales, asustados, respondieron con la violencia de las milicias particulares formadas por ex-combatientes.

El movimiento de insurrección alcanzó su apogeo en 1923, con la ocupación de las fábricas por los ‘camisas negras’ y los comités de fábrica, liderados por los partidos socialistas y populares. Atemorizados con el avance de ese movimiento, el propio Partido Socialista italiano y los líderes sindicales firmaron un acuerdo con los jefes, arbitrado por el gobierno. Según ese acuerdo, los trabajadores tendrían el control de las empresas donde trabajaban. Sin embargo, cuando las fábricas fueron evacuadas, el control del proletariado prácticamente dejó de existir.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado