Escuelapedia.com Historia Arte, ciencia y literatura en el siglo XIX

Avisos google

Arte, ciencia y literatura en el siglo XIX

Arte ciencia literatura siglo XIX
La euforia tecnológica propagada por la Revolución Industrial marcó el siglo XIX como un período de auge de varias áreas de conocimiento. Los temas de orden científico y estético comenzaron a provocar el interés de un público numeroso. Varias naciones crearon instituciones que buscaban el desarrollo de estudios para apoyar el avance de la ciencia. Durante el mismo período, el término científico ganó forma y la obra El origen de las especies, del naturalista Charles Darwin, obtuvo inmensa popularidad.

En este siglo son notorios los intentos de sistematizar las distintas áreas del conocimiento. Escuelas politécnicas, museos, sociedades científicas y grandes genios hicieron con que la época fuese contemplada por la euforia del saber técnico. Las ciencias exactas ganaron gran impulso en la medida en que el desarrollo tecnológico se vinculaba con el desarrollo industrial. La física, la química y la metalurgia fueron las principales áreas de desarrollo científico. Influenciadas por esos cambios, las ciencias humanas también observaron la aparición de nuevas áreas de pensamiento como la sociología y la psicología.

En el ámbito artístico, el individualismo y el ritmo frenético de entornos urbanos condujeron a la creación de nuevos movimientos. El romanticismo vino a criticar los cambios de la sociedad industrial y buscaría refugio en la vida cerca de la naturaleza y la exaltación de sentimientos románticos. Muchos de los participantes de esta corriente también atacaron el mundo en que vivieron tejiendo obras donde generalmente estuvo representado el drama y la opresión de las clases populares.

Esas corrientes más reforzadas, en la segunda mitad del siglo XIX, perderían espacio para el parnasianismo. Ese movimiento construyó una concepción de elogio a lo bello, considerando que el arte sería un campo autónomo que no debería ocuparse de los conflictos y horrores de la condición humana. En contrapartida, la corriente naturalista y realista valorizaron las contradicciones de las relaciones humanas y la reflexión del mundo vivido. En ese mismo periodo se establece una literatura comprometida y fuertemente influida por el pensamiento marxista.

En arquitectura, se retomaron los patrones estéticos del pasado. El estilo gótico medieval apareció una vez más entre los edificios. En Francia, el Art Noveau valoraría la decoración arquitectónica con el uso de líneas sinuosas y la inspiración de elementos de la naturaleza. Además, el uso de hormigón facilitó el aumento de la construcción de edificaciones y el desarrollo de diseños arquitectónicos cada vez más audaces. Fue en ese momento que los rascacielos comenzaron a dominar el ambiente de las grandes ciudades contemporáneas.

En la pintura, podemos detectar una gran ruta del diálogo con corrientes literarias. El realismo intentó retratar situaciones cotidianas y un equilibrio entre el rigor estético y la expresión de sentimientos. Otra corriente importante nacida en el período fue el arte impresionista. Valorando la sensación causada por los colores, representaron diferentes situaciones mundanas.

La música en aquel momento también vivió grandes cambios, tanto en el campo académico como popular. El romanticismo prevalente de la obra de Beethoven abrió puertas para una rica generación de compositores. Wagner comenzó a favorecer el tema nacionalista. Stravinsky y Schönberg buscaban grandes rupturas con el sistema musical clásica, creando el sistema de dodecafónico.

Otro gran cambio fue concebido en la música popular. Hasta entonces, la música popular era considerada una tipo de música ruda y sin mayores rigores o complejidades. El jazz apareció con una novedad musical arraigada en guetos americanos. El jazz influenciado por el blues, work-song y spiritual-song de los trabajadores rurales negros, mostró una complejidad estética que cuestionaba la separación de la cultura erudita y popular.

En el paso del siglo XIX al siglo XX, la llamada cultura de masas comenzaba a aparecer en las ciudades más grandes. En Francia, los hermanos Lumière causaron una nueva transformación en el campo de las artes. La creación del cinematógrafo trajo la creación de Artes Cinematográficas. Elogiado por unos y criticado por otros, el cine fundó el llamado séptimo arte.

Recomendado