Avisos google

Arte árabe

Arte Arabe

El arte árabe comprende particularmente el arte y arquitectura de las áreas del Medio Oriente, África del Norte, el norte de India y España, que pertenecieron al territorio del Islam en diversos momentos desde el siglo VII.

La Masjid-i-Shah, de Ispahan, es una madraza (escuela para los estudiantes del Islam), en la que también hay una mezquita en su interior. Fue construida entre 1612 y 1637. La imponente cúpula es uno de los ejemplos de azulejos más delicados del mundo.

Orígenes y características

De los rasgos dominantes del arte y la arquitectura islámica, la importancia de la composición espacial y la decoración caligráfica de la mezquita han estado estrechamente vinculadas a la doctrina islámica y se desarrolló en los primeros tiempos de su religión.

El profeta Mahoma era un rico comerciante de La Meca, que experimentó una serie de revelaciones divinas a los 40 años y comenzó a predicar la nueva fe. Sus enseñanzas están contenidas en el Corán, el libro sagrado de los musulmanes, donde sobresale el patrimonio lingüístico y riqueza de la literatura árabe. La importancia de este libro en la cultura islámica y la estética de la escritura árabe contribuyeron al desarrollo de los estilos decorativos caligráficos en todos los campos del arte islámico. La palabra escrita, especialmente en las inscripciones del Corán, fue una importante función decorativa en las mezquitas y en sus objetos litúrgicos.

En el año 622 d.C., Mahoma huyó de La Meca a Yathrib, la futura Medina, momento religioso conocido como Hégira, desde donde se inicia la cronología del Islam. En Medina, Mahoma reunió a un grupo de creyentes para celebrar la oración. La casa de Mahoma consistía en un recinto cuadrado de muros de ladrillo abierto a un patio o pórtico rematado por una cobertura en el lado sur. En el muro oriental se erigía el ala de las mujeres del Profeta, que daba al patio, donde los fieles se reunieron para rezar bajo la guía de Muhammad, que se subió a un podio para hacerles frente. Esta disposición arquitectónica se mantuvo en las futuras mezquitas, que solamente pueden presentar un patio interior (sahn) rodeado de pórticos (riwaqs) y un espacio cubierto (haram), articulado mediante naves de columnas y delimitado por la quibla, el muro que señala la dirección de La Meca.

Los primeros musulmanes seguidores de Mahona fueron nómadas procedentes de la Península Arábiga, con pequeñas tradiciones artísticas, a diferencia de los imperios que fueron posteriormente conquistados. Al expandirse, el Islam asimiló las distintas tradiciones culturales y artísticas de los pueblos conquistados, introduciendo así un estilo artístico ecléctico, que varía según las zonas climáticas diferentes o con los materiales disponibles. Algunos motivos adaptados de otras culturas se han convertido en temas universales del mundo islámico.

El arte islámico ha evolucionado a partir de muchas fuentes, como el arte romano, el arte paleocristiano o el arte bizantino, que fueron incorporadas en las primeras obras. El arte chino constituye un ingrediente esencial de la pintura, de la cerámica y de las artes textiles.

Arquitectura

El pequeño ritual del culto islámico dio lugar a dos tipos de construcciones de carácter religioso: la mezquita (Masjid), el recinto donde la comunidad se reúne para la oración, y la Madraza o escuela coránica. En la arquitectura civil, destacan los palacios y las ciudades, planificadas de acuerdo a la necesidad de canalizar el agua y proteger al pueblo contra el calor. Otro edificio importante en el Islam es el mausoleo, donde los gobernantes eran enterrados como símbolo de su poder terrenal.

El estuco, el ladrillo y el azulejo se usaron como elementos decorativos en los edificios islámicos. Los paneles murales eran adornados con motivos geométricos sobre azulejos. Los enrejados de madera tallada, a menudo con incrustaciones de marfil, también prestaron apoyo para la decoración arquitectónica en el mundo islámico.

Artes decorativas

La prohibición de los temas figurativos, contenida en los jadices (dichos y hechos de Mahoma), es similar a la que se desarrolló durante la iconoclastia del Imperio Bizantino.

La Mezquita Azul en Estambul, Turquía, fue inaugurada en 1616 por el sultán Ahmet I y diseñada por Sedefkar Mehmed Agha, un estudiante del famoso arquitecto otomano, Sinan. Es conocida como la Mezquita Azul por el tono extraño de azulejos que decoran las paredes interiores. El tranquilo patio del monasterio está rodeado por una galería cubierta.

Estas prohibiciones o recomendaciones se siguieron estrictamente en el caso de la arquitectura religiosa, en particular en las mezquitas, pero fueron violadas la arquitectura civil en distintos momentos, dependiendo en ambos casos de la ortodoxia del gobernante en el poder. Por otra parte, estas limitaciones han estimulado el desarrollo y un repertorio basado en razones y formas, como la epigrafía (inscripciones de caligrafía), los ornamentos en yeso o motivos vegetales estilizados (arabescos o ataurique) y la decoración geométrica.

Una de las manifestaciones artísticas que alcanzó mayor esplendor dentro del arte islámico fue la cerámica, en la cual se puede un grado de creatividad e innovación comparable a las artes plásticas de otras culturas. Los artistas musulmanes trabajaron el vidrio usando primero las técnicas empleadas en Egipto y en Irán y, posteriormente, desarrollando nuevas técnicas, tales como los fatimíes, que produjeron vidrio tallado, vidrio brillante pintado y vidrio de impresión.

Además de su uso en la arquitectura decorativa, el material de madera fue procesado como material de otras artes aplicadas. En los palacios fatimíes, todavía hay ejemplos excepcionales de tablas con representaciones cortesanas, que se asemejan al estilo de los coptos. También fueron tallados piezas de mobiliario, especialmente los biombos.

Las cajas de marfil y colmillos de elefante tallados eran abundantes en la corte fatimí, una tradición que continuó en la Sicilia musulmana. En ellos eran representados cortesanos, animales y vegetación. Algunos de los objetos de bronce islámicos se mantuvieron en los mejores tesoros de las iglesias europeas. En principio, adoptaron las formas sasánidas, pero el periodo fatimí produjo vasijas con forma animal hechas en bronce, así como platos. Entre los objetos más importantes se encuentran cuencos y juegos de jarra para lavar las manos con incrustaciones de plata y oro, inscripciones, y motivos abstractos y figurativos.

La elaborada escritura cúfica, tan apropiada para ser tallada en piedra, aparece en los primeros manuscritos del Corán que nos fueron legados. En ellos, algunos acentos diacríticos fueron pintados en rojo, y las decoraciones doradas entre las suras (capítulos) contrastan con la elegante escritura negra. En el periodo de la dinastía selyúcida, la escritura comenzó a ser más cursiva y fluida. Ambos estilos fueron usados en la arquitectura y las artes decorativas.

Los libros encuadernados en cuero son un excelente ejemplo de las artes decorativas islámicas. En los primeros tiempos, las encuadernaciones se realizaron en relieves grabados; más adelante, las cubiertas pasaron a ser estampadas y doradas y, por último, en el siglo XVI, pintadas con esmaltes. El trabajo en cuero fue aplicado también a los arneses de los caballos y en los objetos empleados en la cetrería.
La mezquita de Solimán, el Magnífico, fue construida en Estambul en el 1550. Sinan, el arquitecto, se basó en las iglesias bizantinas y, en particular, en Santa Sofía. La cúpula central está rodeada por semicúpulas. Cuatro minaretes estrechos con balcones son característicos del estilo arquitectónico de las últimas mezquitas islámicas.

La pintura de caballete no existió en el arte islámico, concentrada en la ilustración de libros. Las muestras más antiguas conservadas son miniaturas de los manuscritos griegos científicos traducidos del árabe.

Las telas fueron consideradas artículos de lujo, y las más refinadas se produjeron en las oficinas (tiraz) controladas por el califa. Los tejidos procedentes de un tiraz servían como regalos ceremoniales y se consideraban posesiones del más alto valor. A menudo las telas tenían impresas el taller de producción, la fecha de fabricación y el nombre del gobernante.

Las más antiguas alfombras islámicas que sabemos se fabricaron en Konya (Turquía) en el siglo XIV. Estas alfombras en tonos de azul, verde y rojo, siguen un esquema basado en formas naturales, con un borde que contiene las inscripciones. Durante el reinado de los mamelucos, las alfombras tenían dibujos geométricos en tonos de azul claro, rojo y amarillo.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado