Escuelapedia.com Varios Aristóteles y su visión del Universo

Avisos google

Aristóteles y su visión del Universo

Aristoteles Universo

Según Aristóteles (384 aC – 322 aC), el universo en su conjunto se rige por leyes inmutables que sostenían la eternidad de sus movimientos y regularidad. Aristóteles llegó a la conclusión de que el universo estaba compuesto por 47 esferas concéntricas.

Dentro de estas esferas concéntricas la Tierra ocuparía el centro inmóvil del sistema. El movimiento de las diversas esferas explicaría el movimiento observado de las estrellas en el Cielo como el desencadenar de las estaciones y del ciclo de generaciones de los diferentes seres del mundo.

Para Aristóteles, la Tierra es un mundo imperfecto, corruptible y sujeto a continuar profundas modificaciones. Y más, todo tiene un propósito intrínseco, es decir, un chico crece porque ese es su propósito, de la misma forma que una piedra cae porque la Tierra es su lugar natural, y allí debe permanecer, fija en el centro del Universo.

El Cielo, por otro lado, es el lugar de perfección, frente a la armonía que Aristóteles podía percibir. La diferenciación entre Cielo y Tierra también exigían que esos dos mundos fuesen hechos de materiales diferentes. La Tierra era compuesta por los cuadro elementos de Empédocles, pero el Cielo, perfecto, era compuesto por el quinto elemento, puro, llamado éter.

Con eso Aristóteles conseguía explicar las razones de que en la Tierra todo crecía y moría y en el Cielo los astros eran siempre los mismos. Otra característica del Universo descrito era la finitud y la esfericidad, con la Tierra colocada inamoviblemente en el centro, el vacío (ausencia de materia) no podría existir.

Aristóteles creía que todas las cosas eran formados por la combinación de cuatro elementos: tierra, agua, fuego y aire, y que cada uno tenía uno de ellos poseía un lugar natural en el Universo. El lugar natural del elemento tierra, siendo más pesado que todos los otros, sería el centro del Universo. Una vez que todas las cosas sólidas eran formadas por este elemento y como todas tenían igual tendencia en estar lo más próximo posible de su lugar natural, Aristóteles concluía que la forma de la Tierra debería ser esférica (nótese que ese razonamiento también exigía que la Tierra estuviera en el centro de la Tierra).

En su obra ‘Sobre los Cielos’, después de una larga argumentación, Aristóteles encierra la cuestión así: ‘Sobre la posición de la Tierra y de la manera de su reposo o movimiento nuestra discusión puede terminar aquí. Su forma debe ser necesariamente esférica’.

Recomendado