Escuelapedia.com Historia Árabes en Portugal

Avisos google

Árabes en Portugal

Arabes Portugal

La Península Ibérica, que corresponde al futuro territorio de Portugal y España, fue conquistada por los árabes entre los años 711 – con la victoria del bereber Táriq ibn Ziyad, en la batalla de Guadalete o Guadibeca – y 713. Los invasores llamaron al nuevo espacio de al-Garb al-Andalus.

La dominación islámica no tiene la misma duración, ni el mismo impacto en todas las áreas. Era débil en las fronteras, al norte del río Duero, especialmente en el área en que se iría a constituir el Condado Portucalense. Tampoco provocó ningún cambio significativo, aunque ahí se habían establecido en mayor o menor medida, las tribus musulmanas, especialmente los de origen bereber.

El pequeño reino cristiano de Asturias – formado por astures, cántabros e hispanogodos – logró en el año 754, un golpe decisivo a los musulmanes al sur del Duero. De hecho, fue en el sur de Portugal que el Islam dejó profundas marcas, comparable a la contribución de la presencia romana en la estructura de lo que luego sería la civilización portuguesa.

En Extremadura, los árabes desarrollaron los centros urbanos de al-Usbuna (Lisboa) y Santarin (Santarém). En el Bajo Alentejo, las ciudades de Baja (Beja) y Martula (Mértola) y, en el Algarve – donde se mantuvo la presencia musulmana durante seis siglos – apareció Silb (Silves) y Santa Mariya al-Harun (Faro). Los árabes – un conjunto genérico de las poblaciones bereberes, sirios, egipcios y otros pueblos –fueron reemplazando poco a poco a los antiguos señores visigodos. Se mostraron, generalmente, tolerantes de las costumbres y tradiciones locales, admitiendo incluso las prácticas religiosas de las poblaciones sometidas y creando condiciones para los fructíferos contactos económicos y culturales que se establecieron entre cristianos y musulmanes.

Los restos materiales de la larga permanencia musulmana quedan por debajo de las expectativas, principalmente porque la política cristiana de la Reconquista fue la de la tierra arrasada». Cada localidad retomada a los árabes era destruida y los objetos y construcciones eran quemados en hogueras que ardían durante días. Pero sobraron algunos elementos que dan fe de este periodo de la vida portuguesa, principalmente murallas y castillos, así como marcas de calles estrellas y callejones de las ciudades del sur. No quedaron grandes monumentos, un hecho que se explica por la situación periférica del territorio portugués en relación con los principales centros culturales islámicos de la península del sur.

La iglesia de Mértola es la única estructura en la que se reconocen los restos de una mezquita. Testimonios de origen árabe son las terrazas de las casas en el Algarve, las artes decorativas, baldosas, hierros forjados y artículos de lujo: alfombras y trabajos de cuero y metal. Con la traducción de numerosos trabajos científicos, se desarrolló la química moderna, la medicina y las matemáticas, por ser de origen árabe, siendo de origen árabe el sistema de numeración occidental. La influencia árabe fue particularmente importante en la vida rural, y determinó el desarrollo de técnicas para el riego a partir de usos peninsulares y romanos. A través de la introducción de nuevas plantas – el limonero, el naranjo, la almendra, probablemente el arroz –y del desarrollo de la cultura del olivo, del algarrobo y la siembra de huertos grandes (son famosos los higos y uvas de Algarve y las manzanas de Sintra) reforzaron la vocación agrícola de la región mediterránea.

La ocupación islámica no causó cambios en la estructura lingüística que mantuvo el habla latina, aunque contribuyó con más de 600 vocablos, sobre todo los sustantivos que se refieren a prendas de vestir, muebles, agricultura, instrumentos científicos y aparatos.

Las constantes luchas internas, además de los intentos cíclicos a la fragmentación de la península del estado islámico, contribuyó al avance cristiano presionando a los musulmanes hacia el sur. La lucha entre cristianos y musulmanes se prolongó, con avances y retrocesos de más de seis siglos, siendo el Algarve añadido al territorio portugués en 1249, en el reinado de Alfonso III.

Los numerosos descendientes de árabes que, después de la Reconquista, se quedaron en Portugal, vivieron en mouraria, un legado urbanístico semi-rural próximo a los muros de ciudades y villas, de las cuales se conserva la memoria, en los nombres de más de veinte localidades, como Lisboa y muchas otras al sur del Tajo.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado