Escuelapedia.com Historia Antigüedad oriental

Avisos google

Antigüedad oriental

Antigüedad oriental

El estudio del periodo histórico entre la invención de la escritura (aproximadamente alrededor del 3000 a.C.) y la caída del Imperio Romano de Occidente (476 d.C.), llamado Historia Antigua, acostumbra a ser dividido en Antigüedad Oriental (Egipto y Mesopotamia) y Antigüedad Clásica (Grecia y Roma).

¿Por qué, en el siglo XXI, los estudiantes  aprenden sobre la Antigüedad Oriental en las instituciones de forma restrictiva y cuyos detalles son dirigidos apenas a los estudiosos de la Biblia? Tiene algún sentido el estudio sobre la historia de las civilizaciones remotas que siguen presentes en los planes de estudios. Entendamos el motivo.

En primer lugar, los europeos autodesignados como «occidentales» consideran la cuna de su civilización el antiguo mundo greco-romano, la denominada cultura clásica.

Mirando hacia el oeste

Tengamos en cuenta la mención del término «cultura». Esto es porque el término «Occidente» tiene más que ver con la cultura que con la geografía. Indagando sobre la historia en la geografía llegamos a la conclusión de que el término «Occidente» se relaciona con el oeste y el término «Oriente» se conecta con el este. Sin embargo, en historia y geopolítica, los estudios no funcionan adecuadamente de esta manera. Australia, por ejemplo, es un país occidental, sin embargo geográficamente está ubicada en el oriente para un observador europeo.

Pero, ¿cómo es eso posible? Australia es un país donde la cultura europea predominó tras un periodo de una fase de colonización siendo parte del mundo occidental. Por extensión, creemos que orientales son los pueblos que no se identifican con la cultura europea, entre ellos, China, Japón, Irán o India. Los pueblos orientales forman culturas que se desarrollaron aparte (lo que no implica sin contacto) del mundo occidental.

Teniendo en cuenta lo ya indicado, surge una nueva pregunta: Si estudiamos la Edad Media, la Edad Moderna y la Edad Contemporánea centrándonos en temas asociados al mundo europeo y escasamente profundizamos en temas relativos a una historia más universal y completa que abarque otros pueblos, ¿por qué en Historia Antigua iniciamos el estudio justamente por la Antigüedad oriental?.

En primer lugar, la idea de la categorización de un período histórico llamándolo «viejo» es un concepto europeo, es decir, es la forma europea de entender su propia historia en una vertiente que transforma los hechos en juicios de valor. Esto no determina que las antiguas civilizaciones como China e India hagan lo mismo, compartiendo su historia en Edad Antigua, Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea. Estas divisiones históricas solo tienen sentido para Occidente. Antigüedad, en un sentido general, es un concepto eminentemente eurocentrista.

Nuestra herencia oriental

Dicho lo anterior, podemos afirmar que la antigüedad oriental pasa a ser una reflexión occidental. Este «Oriente», que es la antigua historia oriental, también es llamado de «Oriente Próximo». En términos prácticos, él comprende regiones ocupadas actualmente por países como Turquía, Armenia, Irán, Palestina, Egipto e Israel. Por tanto, el objeto de estudio de la historia de «Oriente Próximo» resulta tan eurocéntrico como las nociones de Edad Media, Edad Moderna y Edad Contemporánea.

Prosigamos con este enfoque. La cuna de la civilización occidental nos conduce hasta Grecia y Roma, que se influenciaron de una fuente de las civilizaciones de «Oriente Próximo». La escritura, el Estado, la vida urbana, la complejidad de los cultos religiosos, la astronomía, las matemáticas, la medicina, entre otras disciplinas, son un legado que los orientales transmitieron a los occidentales. El cristianismo, por ejemplo, se encuentra entre las mayores herencias orientales legadas al occidente europeo, pues el origen proviene del judaísmo, religión de los hebreos.

Haciendo un resumen de lo señalado hasta ahora, estudiamos la Antigüedad Oriental pues allí se encuentran los verdaderos elementos que fundaron la herencia cultural de Occidente. Si la antigüedad clásica es la madre de Occidente, la antigüedad oriental debe ser la abuela. Es por este motivo que difícilmente encontraremos monografías y artículos escolares en Europa que nos ofrezcan información sobre la antigua China, India o Japón. Del mismo modo, resulta difícil conocer sobre las culturas pre-colombinas como la de los aztecas, mayas e incas. Eso se debe a que nuestra forma de mirar la historia todavía sigue influida por factores geopolíticos.

Civilizaciones

Ya hemos mencionado varias veces la palabra «civilización». En su sentido histórico, este término puede tener diferentes significados que las personas emplean en su día a día, a menudo relacionadas con «buenos modales» o «forma correcta de conducta». Aquí hablamos de una noción diferente. En la historia, la civilización significa que hay algunas características de una sociedad determinada que no tiene nada que ver con la idea subjetiva de «desarrollado» o «primitivo». Lo que identifica a una civilización es la presencia de un gobierno formal con una burocracia que le da sustancia; una administración capaz de organizar económicamente y socialmente una población sometida a normas estables; un sistema de creencias religiosas que de forma a una religión conectada al poder establecido; la existencia de ciudades; una producción cultural que sobreviva al tiempo; y la presencia de un sistema de escritura que permita registrar su evolución de algún modo.

Es evidente que esta noción de lo que una civilización no es rigurosa. La ausencia de uno u otro elemento no impide que un conglomerado pueda considerarse civilizado. No hay una norma estricta al respecto, porque no es apropiado para medir el grado de civilización de una sociedad en particular de los patrones culturales de la otra. Hay un punto de referencia para determinar si una civilización se adelanta o se atrasa, aunque muchas personas han perdido tiempo en este tipo de discusión.

Por supuesto, lograr que un ser humano se introduzca en el interior de una nave espacial y llegue al espacio es un gran avance tecnológico visto como el punto culminante de la civilización. Para otros, la cultura de los arcos y las flechas de los pueblos indígenas es un avance importante, ya que no requiere una cantidad de combustible que comprometa la existencia de la humanidad en un planeta en riesgo de extinguir sus recursos.

Exhumando civilizaciones

Mediante el estudio de la antigüedad oriental, estamos mirando a las civilizaciones del pasado. Pero, aquí surge una nueva cuestión que pone en duda la información. ¿Cómo obtenemos esas informaciones sobre tiempos tan remotos? ¿Cómo sabemos sobre la vida de los faraones o sobre las invasiones en Mesopotamia? ¿Cuáles son las fuentes para esas historias?

Con respecto a Oriente Próximo, podemos decir que gran parte del conocimiento acumulado sobre la historia de estas civilizaciones es relativamente reciente. Esto se debe a que la arqueología es una ciencia prácticamente nacida en el siglo XIX. Los primeros arqueólogos pueden ser considerados más aventureros que científicos, ya que sus métodos de trabajo eran muy aficionados en comparación con los métodos de un arqueólogo moderno. Sin embargo, incluso «destruyendo» conocimiento al mismo tiempo que se trataba de «reconstruir», esos aventureros terminando desenterrando una cultura material cuyo valor histórico resulta incalculable.

La expedición de Napoleón Bonaparte a Egipto entre fines del siglo XVIII y comienzos del XIX en un intento de obstaculizar el acceso de la India británica, condujo a los grandes descubrimientos arqueológicos del pasado del Antiguo Egipto por los investigadores franceses que participaron en la misión. Fue en este contexto en el que Jean Fraçois Champollion descifró el jeroglífico utilizando la Piedra de Rosetta, proporcionando un gran avance en los estudios de la historia del antiguo Egipto. En el siglo XX, Egipto se traspasa a los británicos que siguen haciendo decenas de conclusiones importantes, como el descubrimiento de la tumba del faraón Tutankamón en 1922.

En el siglo XIX, el soldado británico y orientalista, Henry Creswicke Rawlinson descifró la escritura cuneiforme  que se encuentra en tabletas de arcilla en Mesopotamia, un hecho que impulsó la investigación arqueológica en esta área, lo que hoy es Irak y parte de Irán En el siglo XX, la región fue explotada por los alemanes. En ese momento el territorio estaba dominado por el Imperio Turco Otomano, aliado de los alemanes. El hecho de que la Puerta de Ishtar, uno de los monumentos más importantes de Mesopotamia, se encuentre hoy en Berlín, es fruto de ese periodo en que los alemanes dirigían la investigación local.

Afortunadamente, no todo lo que sabemos sobre la antigüedad oriental es el resultado del imperialismo europeo en los siglos XIX y XX. También tenemos fuentes escritas que son extremadamente importantes. Los escritores antiguos como Manetón, Heródoto, Ctesias, Jenofonte, Diodoro de Sicilia y Estrabón nos han dejado importantes textos acerca de estas civilizaciones, aunque a menudo sólo existen fragmentos de estos textos de información y no todo es fiable. La Biblia, pese a su valor místico cuestionable, también contiene información histórica importante, ya que menciona varias veces a los pueblos antiguos en contacto con los hebreos.

Civilizaciones hidráulicas

Una característica común a las grandes civilizaciones orientales de la antigüedad, es que se desarrolló en la ribera de los ríos grandes y por lo tanto se les llama «civilizaciones hidráulicas». En cuanto al Cercano Oriente, tuvo la civilización mesopotámica entre el Tigris y el Éufrates; en Egipto a orillas del Nilo. Si estamos hablando en el contexto de Asia en su conjunto, también podemos hablar de la civilización china (en torno al río Amarillo) y la civilización india (asentada alrededor del río Indo). Ambas civilizaciones se desarrollaron en tierras fértiles.

Estas sociedades estaban viviendo un régimen de servidumbre colectiva, donde la población del pueblo era responsable de la producción agrícola bajo la administración de un gobierno despótico que controlaba los excedentes agrícolas, la construcción de diques y sistemas de riego. La ausencia de comercio fue un factor en el mantenimiento del orden social. Estas características estaban muy presentes en Egipto y Mesopotamia especialmente.

Otros pueblos del Cercano Oriente no tenían la tierra regada por los grandes ríos y se han desarrollado de manera diferente. Con los fenicios, fue a través de la práctica de la navegación, la artesanía y el comercio; los judíos se dedicaron al pastoreo y los persas se convirtieron en grandes conquistadores, la fusión con otras personas. Algunas de estas personas no sólo convivieron con las civilizaciones hidráulicas, sino que también tuvieron un feudo con ellos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado