Escuelapedia.com Historia Antigua Roma y la situación de la agricultura

Avisos google

Antigua Roma y la situación de la agricultura

Antigua Roma Agricultura
A medida que se obtenían nuevos territorios, la antigua Roma emprendía no únicamente su supremacía militar frente a otros sino también otra obligaciones sobre los dominios. Por cada región adquirida se añadían nuevas tierras. Tales terrenos eran usados en la ampliación de las fronteras económicas romanas. Así pues, las actividades de tipo agrícola, el comercio y el empleo de mano de obra esclava establecían interesantes cambios. Además de enriquecimiento, el control de nuevas tierras aumentaba las diferencias sociales.

Teniendo la mayor parte de las tierras tomadas, los patricios podían producir más alimentos y ofrecer precios cada vez más asequibles. Esta situación terminó perjudicando los pequeños y medianos propietarios plebeyos que vivían en la península italiana. Incapaces de competir con los bajos precios impuestos por la supremacía económica de los patricios, muchos de estos pequeños propietarios vendieron sus tierras y eventualmente se centraron en mano de obra barata en los centros urbanos de Roma.

Con el tiempo, estas ciudades, especialmente en Roma, acabaron por fuertes tensiones sociales. La gran disponibilidad de esclavo limitó significativamente las vías de inserción económica y social de esos plebeyos que se dirigían hacia las ciudades. Con todo, los núcleos urbanos vivieron un crecimiento elevado en su demografía que se sustentaba en la proletarización de la plebe romana.

Buscando una solución al conflicto, los tribunos de la plebe y los hermanos Tiberio Sempronio Graco y Cayo decidieron establecer reformas para resolver este grave problema que se desarrolló. En el año 133 a.C., Tiberio Graco fue capaz de aprobar una ley agraria que restringía la extensión de tierras pertenecientes a la nobleza y determinó la división de tierras públicas para los desposeídos. Incómodos con la ley, los grandes propietarios tejieron un plan y asesinaron a Tiberio y 500 de sus secuaces.

Una década después, Cayo Graco llegó a la oficina del tribuno de la plebe, con claras intenciones de reanudar el proyecto de su hermano fallecido. Con este fin, se ganó el apoyo político de los caballeros romanos en beneficio de ellos con una ley que les dio el derecho a participar en los tribunales que controlaban la gestión de los recursos públicos utilizados en las provincias romanas. Además, amplió su base de apoyo, al proponer la extensión de la ciudadanía romana a otros pueblos aliados de la península itálica.

Desde entonces, Cayo Graco fue capaz de aprobar leyes que arreglaron cambios en la forma de la distribución de las tierras conquistadas en Tarento y Capua. Poco después, obtuvo la aprobación de la Ley frumentaria, que estipulaba la venta de trigo a valores más bajos para los ciudadanos más pobres. La ley frumentaria suponía una obligación del Estado en cubrir una demanda de una clase social desfavorecida a un precio considerablemente bajo. Reelegido en 122 a.C., el tribuno comenzó un proyecto de colonización de las tierras de Cartago en el norte de África, consideradas malditas por la tradición romana.

El intento de extender la ciudadanía romana se utilizó finalmente como motivación para que los plebeyos se opusieran a Cayo. Después de perder una nueva elección, Cayo intentó realizar un golpe de Estado. Como respuesta, el Senado decretó el estado de sitio, un régimen de excepción. Acorralado, Gayo y sus seguidores huyeron a la colina del Aventino, donde el tribuno ordenó a un esclavo que lo matase.

Concluidas esas tensiones, nos damos cuenta de que la reforma agraria romana y otras medidas tomadas de naturaleza democrática tuvieron una violenta reacción por parte de la nobleza romana. Al mismo tiempo, observamos que la clase plebeya no era coherente en esos proyectos de transformación, teniendo en cuenta su satisfacción por las acciones del gobierno romano contrarias, de hecho, en sus propios intereses.

Recomendado