Avisos google

Anticuerpos

Anticuerpos

También llamados de inmunoglobulinas o globulinas gamma, los anticuerpos son moléculas de glicoproteínas con la función de reconocer, neutralizar y marcar (opsonizar) antígenos de modo que sean eliminados o fagocitados por los macrófagos.

Los anticuerpos son producidos por los linfocitos B y son capaces de combinarse específicamente con sustancias extrañas al cuerpo, inactivándolos. Los antígenos son altamente específicos, por lo que podemos decir que para cada uno de sus tipos existe un tipo de anticuerpo, con forma complementaria a la del antígeno.

En la sangre humana, aproximadamente el 20% de las proteínas que se encuentran en el plasma sanguíneo son anticuerpos, todos los cuales se producen cuando existe una sustancia extraña en el cuerpo.

Los anticuerpos se clasifican por su tipo de cadena en cinco tipos. Ellos son:

Inmunoglobulina A (IgA): es el tipo predominante de inmunoglobulina en las secreciones como la saliva, las lágrimas, la lactancia materna, las membranas mucosas, el tracto gastrointestinal, respiratorio y genitourinario.

Inmunoglobulina D (IgD): este tipo de inmunoglobulina se encuentra en bajas concentraciones en la sangre y su función no está bien clara para los científicos.

Inmunoglobulina E (IgE): presente en bajas concentraciones, este tipo de inmunoglobulina se encuentra en la superficie de los mastocitos, eosinófilos y basófilos, es muy importante en la lucha contra parásitos helmintos y también reacciones alérgicas.

Inmunoglobulina G (IgG): Este tipo de inmunoglobulina es producido a gran escala, siendo producido en grandes cantidades en las fases iniciales de las enfermedades. También puede ser encontrada en la superficie de los linfocitos B, realizando una función de receptor de antígenos.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado