Escuelapedia.com Historia Alejandro Magno (Alejandro III de Macedonia)

Avisos google

Alejandro Magno (Alejandro III de Macedonia)

Alejandro Magno
La historia de los macedonios comenzó a delinearse alrededor del siglo VIII a.C. En el siglo V a.C., sin embargo, seguían siendo escasos los signos de civilización en esas tierras fértiles de llanuras y montañas, situadas al norte de la península griega. La principal ocupación de los habitantes era la agricultura y la cría de caballos. En esta civilización sobresalió una de las personalidades más importantes de la antigüedad, Alejandro Magno (356 a. C – 323 a. C).

Infancia y adolescencia

Cuando joven, pronto se reconoció que Alexander sería sobrio en cuanto a las mujeres, pues, ardiente y apasionada en todo lo demás, era poco sensible a los placeres del cuerpo.

Su misión era la gloria. Cuando se le preguntó si desearía participar en los Juegos Olímpicos, respondió: ‘sólo si los otros combatientes son reyes’.

Mostró una tendencia a la precocidad y talento para los grandes problemas, prácticamente como un muchacho joven, mientras recibía a los embajadores del rey Artajerjes III Oco, monarca de Persia, hablando con ellos como si se tratara de un estadista consumado.

Dicen que su padre le habría dicho una vez: ‘Busca otro reino, que Macedonia es pequeña para tu ambición’. En el 343 a.C., Filipo II de Macedonia llamó a Aristóteles para confiarle la educación de su hijo, entonces con apenas 13 años. Por necesidades políticas y militares, poco tiempo después Alejandro Magno se apartaría de su maestro. A los 20 años, entonces, cuando su padre fallecía, se hizo rey. Filipo II habría muerto cuando Alejandro luchaba en el norte de Macedonia en una revuelta contra él entre Tebas y Atenas.

La temida falange

La herramienta esencial de las victorias de Filipo II y Alejandro fue la falange, una nueva unidad de combate. Consistió en 16 líneas de hombres (625 para cada una) que avanzaron como una pared de pinchos. Los hombres de las filas de atrás tenían lanzas más largas (hasta 6 metros) contra la cual nada podían hacer contra las espadas cortas y lanzas de infantería tradicionales de 2 metros.

Un rey y su proyecto

Filipo II, padre de Alejandro Magno, al asumir el control el gobierno de Macedonia, reformuló el ejército macedonio completamente. Fue el primer paso de un plan destinado a unificar política y militarmente a los griegos y luego lanzarlos contra los persas. Pero Filipo II más que un conquistador fue un estadista. Su respeto por la cultura helénica era incuestionable, pero también respondió a sus objetivos: se ganaba la admiración griega y al mismo tiempo permitía conocer mejor su cultura.

La gran aventura de Alejandro Magno

En una primera demostración de fuerza, Alexander, reafirmó la hegemonía de Macedonia, llevando sus ejércitos hasta las puertas de Tebas. Fue más un triunfo que una campaña: por todas partes Alejandro recibió promesas de fidelidad. Admirador, como su padre, de la cultura helénica, dio un voto de confianza a las ciudades-Estado: suprimió todos los gobiernos directamente controlados por los macedonios y permitió un gobierno bajo sus propias leyes.

En el 355 a.C., sin embargo, mientras que Alejandro luchó contra tracios e ilírios que amenazaron las fronteras septentrionales de Macedonia, circuló el rumor en Tebas de su muerte. Fue suficiente para que Atenas y Tebas se rebelasen. Demóstenes, una vez más, propuso la formación de una liga antimacedonia, pero ninguna ciudad-Estado se adhirió al proyecto.

Cuando regresó victorioso de la campaña contra sus enemigos del norte, Alexander se enteró de la rebelión. Furioso con la ruptura de pactos, utilizó a sus falanges y aplastó a los insurrectos. Tebas fue destruida por el fuego y sus habitantes vendidos como esclavos, mientras que Atenas, también rebelde, mereció un trato generoso. Alexander le perdonó la violación de los compromisos asumidos y hasta el final de su vida, a pesar de la campaña para promover a los líderes demócratas y otros, Demóstenes mantuvo una actitud de respeto a la polis más culta de Grecia.

Habiendo recibido nuevas promesas de lealtad de todas las ciudades-Estado (excepto Esparta), Alexander volvió a Macedonia y preparó la invasión de Asia.

Los logros

Alexander llegó en Asia, para su primera confrontación, donde Darío III estaba esperando con un ejército de 600.000 hombres. Al final, Darío abandonó el combate dejando a su propia familia y todo el oro que serviría para pagar a sus tropas.

Entonces, Alejandro conquistó Siria, Fenicia y Palestina. En Egipto, donde fue recibido como libertador, honró a los dioses locales, se declaró hijo supremo de Amón y ocupó el trono perteneciente a los faraones.

Su permanencia de 4 meses en Egipto quedó marcada por la fundación de Alejandría, que se convirtió en uno de los mayores centros culturales y comerciales de la antigüedad. En el 331 a.C., Alexander salía de Egipto para el segundo enfrentamiento con Darío III. La batalla se libró en Gaugamelos y después de ganar, Alexander avanzó sobre Babilonia, Susa y Persépolis, sometiendo al imperio persa. Estaba realizando el sueño de su padre.

Cuando llegó a su conocimiento de que Darío III que había sido asesinado por orden de Bessos, sátrapa de Bactria, ordenó que el cuerpo del rey fuera traído a Persépolis, donde fue enterrado con todos los honores, sensibilizando a los persas, que le dieron la condición de heredero legítimo al trono.

Pronto después, derrotó a rey Poros, recibiendo ayuda del rey de Taxila. Alexander había formulado nuevos planes de logros. Se propuso llegar hasta Arabia, pensado en la conquista de Europa hasta las columnas de Hércules y fue tan lejos como para enviar un comando para explorar las regiones del mar Caspio. Pero en junio de 323 a.C., fue víctima de una fiebre que duró 10 días; en el undécimo día, murió cuando tenía 33 años dejando atrás uno de los mayores legados militares.

La civilización helénica

El imperio que Alexander había construido no sobrevivió a su muerte, pero su proyecto de acercamiento entre Oriente y Occidente fue coronada con éxito. El encuentro entre las culturas griega y oriental dio lugar a una unidad jamás experimentada en la antigüedad. Fue la civilización helenística, llamada así porque en ella predominó la contribución helénica sobre la oriental. Para muchos historiadores, la era helenística marca la culminación del progreso humano en el mundo antiguo antes de que se firmase el poderío de Roma.

image_pdfimage_print
Otras materias disponibles
Contenidos recomendados
Recomendado