Escuelapedia.com Historia Adolf Hitler: muerte y fin de la Alemania nazi

Avisos google

Adolf Hitler: muerte y fin de la Alemania nazi

Hitler Adolf Hitler, dictador de Alemania entre 1933 y 1945, fue el responsable de una de las hecatombes más trágicas de la historia de la humanidad. Acorralado, puso fin a su vida suicidándose el 30 de abril de 1945 en su subterfugio. El ambiente era tenso en el búnker, sofocante. Eran más de cien días, entre las entradas y salidas. Un pequeño grupo de empleados, funcionarios y oligarcas nazis, se habían refugiado allí, como lobos en la bahía alrededor de Adolf Hitler. Construida en los jardines de la Cancillería del Reich en Berlín, el búnker tenía el trabajo de protegerlos de los ataques aéreos aliados que asolaron la capital de Alemania.

Acentuando aún más la situación claustrofóbica en que vivían sus últimos días, les llegó la noticia de que el Ejército Rojo estaba a las puertas del país. El 18 de abril de 1945, una ola colosal de carros blindados, cañones y aviones distribuyeron dos millones y medio de soldados rusos en las cercanías de la ciudad. Más de un millón de ellos combatieron en improvisadas batallas de carreteras contra las fuerzas de la resistencia nazi. El precio del enfrentamiento resultó en 300.000 bajas humanas. Los soviéticos bordearon toda la Alemania y se hicieron con el control de un país que había perdido a su líder.

La última aparición de Hitler

Hitler todavía tenía algunos invitados a venir por su cumpleaños el 20 de abril. El Führer era consciente de la cercanía de su muerte. Arruinado y sin esperanzas, los recientes acontecimientos le habían dejado sin miras hacia el futuro. Su tez se volvió gris y sus ojos reflejaban el espanto a la propia muerte. Para consolarlo y sacudirlo del letargo en el que se hallaba, Joseph Goebbels, su ministro de Propaganda, le leyó extractos de relatos fortuitos como la historia del capitán de soldados prusianos en la Guerra de los Siete Años (1756-1763),que escapó de su destino debido a un desacierto entre sus enemigos.

La determinación de permanecer allí y hacer frente a la batalla final fue tomada en una reunión el 22 de mayo. Inspirado en la tradición nórdica del héroe solitario que moría en combates como un soldado, o el entierro de un guerrero vikingo incinerado en el barco de su mando, Hitler anunció sus intenciones al momento. Sin embargo, recibió telefonemas de algunos adheridos a sus ideales que instaron para que se retirase a tiempo. El Führer fue intransigente y se mantuvo firme en su decisión.

El 20 de julio

Una de las razones más remotas sobre el desencanto de Hitler, fue resultado de la impresión que tenía nueve meses antes del atentado contra su vida. En ese momento, el 20 de julio de 1944, un grupo de conspiradores, casi todos miembros de alto rango del ejército y miembros de la nobleza alemana, lograron hacer que el coronel Claus Schenk von Stauffenbergcolocase una bomba en el cuartel general del Alto Mando. El artefacto explotó en la sala de conferencias donde Hitler estaba presente, pero sólo causó pequeños arañazos en él. Recuperado del susto, el dictador ordenó una búsqueda masiva en contra de todos los involucrados, que terminó después de haber sido ejecutados sumariamente y condenados a muerte en un tribunal popular.

La otra razón que llevó a Hitler a querer suicidarse, y luego ser incinerado, fue la noticia que recibió de la desgraciada suerte del dictador fascista italiano Benito Mussolini. El Duce (apelativo propagandístico de Mussolini) había sido capturado en Dongo, en el norte de Italia, por partidarios comunistas, y su cuerpo fue expuesto de modo vulnerable, colgado boca abajo en una gasolinera de Milán junto a su amante Claretta Petacci, el 28 de abril de 1945. Hitler temía que su cadáver fuera profanado o tomado como un trofeo de guerra a la URSS.

Adolf Hitler y Eva Braun

Pocos días después de tomar la decisión final, se decidió a formalizar su matrimonio con Eva Braun, ordenando una repentina boda en el refugio de emergencia. La pareja decidió poner fin a sus vidas en mutuo acuerdo. Hasta entonces, Hitler había estado soltero en nombre de su solitaria figura mesiánica mística sobre el pueblo alemán. El sentimiento de salvador le impedía ser un hombre común y corriente, con mujer e hijos, rodeado de deberes en el hogar y el matrimonio burgués de rutina.

El momento final

El 29 de abril, renunció a su huida y presidió la reunión final. El general Weidling, gobernador militar de Berlín, y el comandante de la LVI Panzer Corps, incluso plantearon la posibilidad de un escape por las líneas soviéticas, pero Hitler disuadió cualquier negociación. Su estancia era para permanecer y morir sintiendo que sería algún tipo de heroicidad honorable. El Führer, a continuación, se despidió formalmente de las personas más cercanas que le siguieron hasta el final. Prediciendo el suicidio, los que permanecían en el búnker reaccionaron de forma inesperada. Muchos, después de colocar música, se pusieron a bailar y alegremente, confraternizaron con los demás, como si hubieran eliminado un fuerte peso de encima de ellos. El encanto que Hitler ejercía sobre ellos cesó como por arte de magia. Después del almuerzo, el 30 de abril, se encerró con Eva Braun en sus aposentos. Se escuchó apenas un solo disparo. Cuando entraron, encontraron su cabeza perforada por una bala y una pistola yacía en su regazo. Frente a él, en la oscuridad de la languidez, Eva Braun permanecía sin lesiones visibles. Ella tomó cianuro, un veneno muy potente. Eran las 15:30 horas. Prontamente los dos cuerpos, envueltos en una lona, fueron trasladados al patio y, con la ayuda de 180 litros de gasolina provocaron un incendio que los convertirían en cenizas. Alrededor de ellos, un saludo fascista en silencio les pagó el último tributo.

Berlín, el mausoleo de Hitler

Afuera, la capital del Tercer Reich también quemó un brasero colosal. Monumentos, edificios públicos, palacios, edificios, casas, plazas y avenidas, parecían un vertedero. Los supervivientes, aterrorizados por el estruendoso rugido de los cañones y las bombas vivían el acorde final de una época. Con 250.000 edificios destruidos, la ciudad de Berlín se volvió un cementerio de cenizas. La gran ciudad fue reducida en cenizas. En su lugar, un mausoleo erigido por la lluvia de fuego rojo enterraba la historia de la Alemania nazi. Hitler se suicidó a los 56 años y, su régimen, que según sus propagandísticas duraría mil años, se hundió con él. El imperio de Hitler desde que asumió la cancillería alemana en enero de 1933 se prolongaría durante doce años.

Datos sobre el articulo
Redacción
Opiniones del artículo
Contenidos recomendados
Recomendado