Escuelapedia.com Varios Acudir al psicólogo en la infancia: ¿Si o no?

Avisos google

Acudir al psicólogo en la infancia: ¿Si o no?

Psicologos infancia

Siempre es lo mismo: cada vez que los padres pueden sentir que algo sale mal, en lugar de tratar de entender, marcan consulta con un psicólogo. Los psicólogos son los santos protectores de los padres de nuestros días. Recurren a ellos como si supieran hacer milagros. Son muchas las personas que ya fueron o van a ir, más tarde o más temprano, a un San Psicólogo de los Milagros.

La partida al psicólogo parece ser una tendencia. Para algunos puede ser visto como una moda donde los padres encuentran solución a los problemas de sus hijos que no pueden atender por complicaciones de agenda. Algunos padres no tienen tiempo y su ausencia es percibida en estas necesidades. Una discusión, un sermón, un discurso paternal, son temas que pueden durar horas, y eso para algunos es un lujo, porque tienen deberes más importantes para hacer. Esta apenas es una situación posible por la que el psicólogo es una opción para los padres.

¿Falta de responsabilidad?…Sin duda que a veces esa actitud está subyacente a la búsqueda de un psicólogo. Muy recientemente un padre, en un estado de gran tensión, afirmaba: ‘Mire si lo trata, pues nosotros ya no conseguimos soportar sus rabietas’. Debajo de esa afirmación subyace la idea de que el único que sería implicado en el proceso terapéutico será este niño con apenas 10 años. Y la labor del psicólogo: utilizar una varita arregla-problemas. En realidad, cuando los adultos llevan al niño a un psicólogo, quien va a hablar de las dificultades y va a ser aconsejado es el padre, la madre o ambos. El adulto es quien tendrá que asumir el papel principal, incluso cuando él prefiera ser apenas un figurante con un papel más pasivo.

La inseguridad es también lo que muchas veces impulsa la búsqueda de apoyo psicológico. Hay familias que consideran que actuar de esta u otra forma podría traumatizar a sus hijos, por eso buscan asesoramiento para saber cómo se debe actuar en esta, en aquella o en la otra situación. El miedo a fracasar nos persigue y por eso solamente existe el alivio al oír la opinión de personas, dichas propiamente, más sabedoras del os problemas del niño. Lo que en un contexto es anormal, en otro podrá no serlo tanto.

¿Cuándo acudir a un psicólogo?

 

A pesar de esta dificultad existen algunas señales indicadoras de necesidad de apoyo psicológico, a las cuales deberá estar atento. Algunas de ellas pueden ser:

  • Cambios repentinos en el comportamiento, sin ninguna justificación. Por ejemplo, él estaba muy contento y ahora empieza a llorar a menudo, sin ninguna justificación. Esto puede ser importante para pedir ayuda.
  • Existencia de un comportamiento disfuncional en contextos donde el niño desarrolla su infancia. En casa está bien, pero en la escuela tiene actitudes extrañas e inexplicables. Aquí, la ayuda de un experto puede ser necesaria.
  • Sensación de inquietud y falta de estrategias para hacer frente a una situación dada, incluso cuando todos dicen que la situación es normal.
  • Reducción significativa en la calidad de vida, debido a la incapacidad para lidiar con las características personales, situaciones y opciones de vida.
  • Si ya se han usado diferentes estrategias y no ha sido posible resolver este problema que tanto lo inquieta. Entonces no se preocupe, vaya a buscar ayuda.
Recomendado