Amparo Rivelles

Amparo Rivelles (1925-2013), artista teatral y cinematográfica española nacida en Madrid, famosa por su distinción y naturalidad en papeles de dama de clase alta (e inclusive aristócrata o reina).

De familia de artistas, se estrenó a los 13 años en el teatro junto a sus padres y a los 15 en el cine con Mari Juana (1940, Armando Vidal). A esta cinta siguieron sus grandes triunfos de las décadas de 1940 y 1950: Eloísa está debajo de un Almendro (1943), El clavo (1944), La fe (1947) y La calle sin sol (1948), de Rafael Gil. En La duquesa de Benamejí (1949, Luis Lucia), demostró su versatilidad encarnando al tiempo a una duquesa prisionera por un bandido y a su contrincante, una gitana. Igualmente intervino en Alba de América (1951) y La Leona de Castilla (1951), ambas igualmente de Orduña. En esta última actuó junto a Alfredo Mayo, con el que formaba la pareja cinematográfica más popular de la posguerra civil española en el momento en que coprotagonizaron, en 1942, Malvaloca, de Luis Marquina. De este modo mismo, intervino en Mr Arkadin (1955), de Orson Welles.

Desde 1957 hasta la década de 1970 vivió en México, donde ejerció profesionalmente a las órdenes de directores cono Julio Bracho, Alejandro Galindo o Luis Alcoriza. Ya en su madurez ha alternado brillantes apariciones cinematográficas (Soldados de plomo, 1983, de José Sacristán; y Una mujer bajo la lluvia, 1992, de Gerardo Vera) y televisivas (Los gozos y las sombras, 1981) con protagonistas teatrales, como en Hay que deshacer la casa, llevada a la pantalla en 1986, cuya representación le valió ese año el Premio Goya a la mejor artista.

— 26 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *