Amoníaco

Amoníaco, gas de olor picante, sin color, de fórmula NH3, muy soluble en agua. Una separación acuosa saturada contiene un 45% en peso de amoníaco a 0 °C, y un 30% a temperatura ambiente. Disuelto en agua, el amoníaco se transforma en hidróxido de amonio, NH4OH, de establecido carácter básico y parecido en su conducta químico a los hidróxidos de los metales alcalinos.

El amoníaco era conocido por los antiguos, quienes lo obtuvieron a partir de la sal amónica, producida por destilación del estiércol de camello cerca del templo de Júpiter Amón en Libia (de ahí su nombre). En Europa, a lo largo del medievo, el amoníaco se obtenía calentando los cuernos y pezuñas de bueyes, y se llamaba espíritu de cuerno de ciervo. El alquimista germánico Basil Valentine recibió el amoníaco libre, y, en torno a 1777, el químico francés Claude L. Berthollet produjo su composición.

En el siglo XIX, la destacada fuente de amoníaco fue la destilación de la hulla; era un ocasionado significativo en la fabricación de los combustibles gaseosos. Hoy, la mayoría del amoníaco se genera sintéticamente a partir de hidrógeno y nitrógeno por el proceso de Haber-Bosch (véase Fritz Haber). El amoníaco es un refrigerante significativo y se usa mucho en la industria química, en especial en la fabricación de fertilizantes, ácido nítrico y explosivos.

Su punto de fusión es -77,7 °C, su punto de ebullición -33,35 °C, y tiene una densidad relativa de 0,68 a su temperatura de ebullición y a 1 atmósfera (760 milímetros Hg) de presión.

— 33 visualizaciones.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *